Me ne frego

Los bosques arden, los lagos y los ríos se secan, la tierra se desertifica, los desechos plásticos usurpan las aguas, mientras que las mareas negras invaden los océanos y las tierras. Ya nada escapa a la polución.

La serie «Me ne frego» recrea el deterioro medioambiental mediante escenas de mordaz ironía. Forchino pone unos singulares cuerpos de bañistas, entrañables y detestables a la vez, a gozar del ocio en medio de un ecocidio anunciado.

Representación de las
denominadas “mareas
negras” desde un ángulo
que oscila entre lo cómico
y lo trágico.

Me ne frego, 2019

Impávido, 2019

La impasible mirada
de un observador
ante la contaminación
de las aguas.

Celsius, 2020

48,9° Celsius, fue la
temperatura extrema
alcanzada el 4 de enero de
2020 en la periferia de Sidney
durante los incendios forestales
que devastaron Australia
ese año.

No hagan olas, 2019

Plasma la actitud
despreocupada de un
bañista inmerso en un mar
de residuos plásticos.

Tomando sol en la
laguna Aculeo, 2019

El lecho seco
y resquebrajado
de la laguna chilena
de Aculeo, hasta hace
pocos años lugar de
recreo estival,
ilustra el gravísimo
problema de la
desertificación y
degradación de las tierras.
Tomando el sol en la laguna de Aculeo