Desafinados

Forchino nos introduce en un universo que no solamente rechaza todo valor estético, sino que además nos obliga a sumergirnos en el fondo de la locura, la deformidad y la anormalidad.

El artista aborda esta temática creando expresivos muñecos prisioneros de sus cuerpos, atrapados en sillas de ruedas o amarrados con tela y alambre, haciendo también viva referencia a la tortura durante los años de dictadura militar en Argentina.

Estas obras plasman el universo de los seres “desafinados”, aquellos que desentonan o contrastan con la armonía establecida por la sociedad.

Forchino interpreta la comedia humana en clave de humor e ironía.