Me ne frego

“Me ne frego”, expresión lunfarda de origen italiano que en castellano puede entenderse como “no me importa en absoluto”, sintoniza con el tipo de lenguaje artístico cultivado por el auto caracterizado por la apelación al humor corrosivo, la parodia y la ironía. Estas piezas abordan la problemática medioambiental tornando visible la depredación del planeta por parte de nuestra especie.

Escéptico y paródico, Forchino propone un conjunto de instalaciones en las que sus singulares personajes protagonizan escenas prototípicas de la catástrofe medioambiental contemporánea.
En Impávido y Me ne frego 1 sus figuras escultóricas están inmersas en ámbitos contaminados por residuos plásticos. Me ne frego 2 refiere a la denominada “marea negra” producto del derrame de hidrocarburos en el medio marino. Finalmente Tomando sol en el lago tematiza el gravísimo problema de la desertificación, degradación de las tierras y sequía que afecta fuertemente a muchos territorios.
Sabina Florio. Doctora en Humanidades y Artes UNR