Comic Art

A principios de los años noventa Forchino comienza a utilizar resina de poliuretano y goma de silicona para crear nuevos personajes cercanos al mundo del cómic en el que deja asomar cierta ironía.
Es así como surgen dictadores en bañeras o familias que van de vacaciones en coches atiborrados de valijas y con ruedas semidesinfladas, pero también barcos, aviones y motos conducidos por personajes muy peculiares, tratados de forma humorística.

En estas piezas convergen la escultura y la historieta. Su trabajo se aprecia y se disfruta como la viñeta de un cómic, a través de la observación de cada uno de los múltiples y precisos detalles que componen la escenificación de sus personajes.